27/1/13

Las palomas.


Se sentó en el banco y tiró varias pipas al suelo. Al instante unas palomas llegaron y las picotearon. Recogió un puñado y lo arrojó cerca de donde se encontraba. A las primeras le siguieron otras que ansiosas por el botín picoteaban a su alrededor. Una bandada enorme lo arropaba y terminó de arrojarles todas las semillas. Las palomas lo miraban ansiosas, como si fuese una obligación de él el suministro de comida. Se tumbó en el banco y ofreció su mano. Una se apoyó cerca y comenzó a picotear sus dedos, después vendrían el resto para seguir con todo su cuerpo. 

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Espero que no sangre. No está la cosa para ir a urgencias.

      Eliminar
  2. Al más puro estilo de Los pájaros pero en plan dulce. A mí no me gustan mucho las palomas. Son como ratas voladoras.

    Porcia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Son como...? "Son" ratas voladoras. Tienen más peligro que una marabunta roedora.

      Eliminar
  3. yo les tengo una tirria horrible, sin asquerosas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya puedes imaginar que a mi tampoco me gustan mucho. Además no es miedo, es, como tú dices, asco.

      Eliminar
  4. aj! me has hecho recordar un episodio traumático en una plaza famosa de sevilla cuando era pequeña.....a mi sí que casi me comen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien más quien menos se ha llevado algún susto con estos bichejos.

      Eliminar
  5. Se me ocurren mejores maneras de suicidarse... Ufff, palomas, asquitooooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también pero no me negarás que original si que es. (¿Has visto el programa ese de "nosecuantas maneras de morir"? Uno puede tener un accidente, pero es que hay algunos que simplemente son GILIPOLLAS.)

      Eliminar
  6. Volando voy, volando vengo...muxusss

    ResponderEliminar

¿Qué me dices?