12/8/16

Vacaciones (bien o en familia.)

Estoy chungo. Yo a estas horas debería estar dando botes de alegría. Me falta muy poco para coger vacaciones y mandar el curro a tomar viento fresco hasta el día 31 de agosto. El caso es que no me encuentro. (Así, sin bien, ni mal, ni adjetivos.)  Tengo la sensación de que ahora mismo no soy yo. No se si raparme la cabeza tendrá algo que ver. La verdad es que ahora mismo lo que mas echo en falta es mi pulsera de cuero. Se ha roto y hasta que no encuentre una que me guste... me falta algo en la muñeca. Tampoco tengo mi búho en el cuello. Después de cuatro años el metal se ha abierto. ¡A tomar viento! Me he cargado una filigrana del roce. Luego está que eso de las vacaciones... pues que no. Que uno aún piensa en vacaciones como ese periodo de descanso, donde no hace nada, o hace lo que quiere, y se harta de leer, de ver películas, de tomar cafés y copas en los pubs y valgas en los chiringuitos. Las vacaciones buenas son esas que te vas a la playa con una toalla y, todo lo mas, un libro. ¡El resto sobra! Pero resulta que este año, y ya llevo varios, el resto es lo importate. Muchas responsabilidades en estas vacaciones. Y a mi siguen sin gustarme las responsabilidades. (Otra cosa es que las asuma y las lleve lo mejor que pueda.) Me dejo muchos pendientes en Córdoba y me voy con la sensación de que no termino nada. Que esto es un parón de emergencia, uno de esos que te obligan a dejarlo todo por que la vida no puede continuar si no lo terminas. ¡No! No parecen vacaciones. 
Intentaré desconectarme de todo esto, de correos, de blogs, de redes sociales, hacer las vacaciones de antaño. Solo familia, (de la que quizá termine un poco harta con lo que me gusta), paseos, e intentar llevar el mundo de mi gente sin que me sobrepase. Si veis que no hay ninguna entrada hata septiembre... es que me he decidido por la vía rápida. 

10/8/16

Test de personalidad.

En los últimos días hemos estado entretenidos en casa, vía whataspp, con este test. 

- ¿A que no sabes que me ha salido a mi?
- ¡No lo voy a saber? Tu eres NFP de todas todas. Lo que no tengo claro si I, o E. Pero NFP, seguro. 
- ¡Si! Del tipo I. Y tú.
- Lo mismo pero del E. 

El caso es que para ser familia nos parecemos en algunas cosas pero cada uno tiene tendencias. Es lo que tiene la personalidad, cada uno lleva sus derroteros. El mío... ¡Ya sabeis! ENFP. ¿Que qué es eso? Pues aquí teneis el test. Y ya me contais. 


Que por cierto, el otro día estaba echando de menos esos memes donde se preguntaban tonterías y mira por donde cae esto. 

2/8/16

El descanso.

Por fin consigue sentarse. En una mano lleva una cerveza, en la otra un cigarro. Deja cerca el cenicero. Respira profundamente, como si quisiera echar de su cuerpo a algún demonio. Da un corto sorbo al botellín de San Miguel y entonces si… Se recuesta en el sillón.

No es consciente de cuando respira pero si que cuando exhala que lo hace pausadamente, recreándose. Nota entonces como el pie izquierdo, el que tiene apoyado en el suelo le pesa. El otro pie lo tiene colgado en brazo del asiento. Deja el cigarro en el cenicero y vuelve a dar un sorbo a la cerveza. Mira hacia el frente durante unos segundos sin ver la mesa, ni la estantería, ni el aparador con la televisión, solo un hilillo del humo. Recuerda que el cigarro se consume a su lado e intenta cogerlo. La mano también le pesa. Como si la sangre se fuese convirtiendo en plomo y ralentizase sus movimientos. Prefiere descansar el brazo en vez de pelearse con él para buscar una calada del cigarro. Además le gusta ver como el humo se disipa en su salón.
Vuelve a ser consciente de su respiración. Tranquila, saboreando el aire con su poco de humo. Cierra los ojos. Se lleva la cerveza a los labios y al hacerlo la mano modifica ligeramente la pose del pie derecho. Nota un cosquilleo, como si la tela del pantalón se hubiese unido al tapizado del sillón. Y entonces decide dejarlo igual que estaba. Como quien se arrepiente de un dar un tirón a un geranio que está agarrando.
Pasan los minutos. Sigue mirando sin ver. El humo ha dejado de subir al techo del salón y el cigarro se ha terminado de consumir en el cenicero. La cerveza se está calentando en la mano sin haber dado mas tragos.
Es la hora. El móvil suena. Es la hora. Avisa que tiene que salir. Es consciente del sonido. De cómo vibra anunciando su marcha pero las piernas no le obedecen, las manos están anquilosadas en el sillón. La respiración pausada de antes ahora se torna un estertor tras otro. Consigue mover la pierna derecha que cae al suelo como un tronco viejo. De paso arrastra la otra que solo cede unos centímetros. La mano derecha nota de nuevo el botellín y se esfuerza en llevarlo a la boca. La entrada de líquido parece hacer recuperar al cuerpo su textura. Ya no es el anexo del sillón, empieza a diferenciar las partes. La respiración vuelve a ser pausada pero profunda. Incorpora la espalda alejándola del respaldo. Ahora mira y ve. La mesa, el aparador, la televisión. Sus manos le pertecen. Exhala una bocanada como queriendo ahuyentar los diablos que tiene. En sus venas vuelve a correr sangre.
Para el despertador del móvil. Recoge el cenicero. Da un sorbo a la cerveza y la acaba. Ha conseguido salir de la maraña del sillón quizá mañana no tenga esa suerte.

27/7/16

Esto no es un post.

Si yo tuviera una escoba
cuantas cosas barrería. 

Lo primero es escribir. Da igual lo que hagas, escribir. Es la regla básica de un ¿"escritor"?. Bueno... si lo usamos como: persona que escribe quizá entre dentro de la definición. Pero... ¿De que coño escribo? Estoy delante del ordenador, durante un minuto he tenido los dedos como me enseñaron cuando iba a clases de mecanografía usando el "Método Caballero de Mecanografía". El meñique izquierdo en la letra a, el meñique derecho en la letra ñ, Que harto terminé de "poiuy". Cuantas clases me salté para jugar a baloncesto, para fumar cigarros a escondidas, para tomar una copa de vino. ¡Si! En aquella época una quería ser distinto y fumaba Celtas y bebía vino. La cerveza era para los jóvenes y yo quería demostrar que sabía algo mas que el resto. ¡Siempre lo he dicho! Tengo gustos de viejo: Tabaco fuerte, vino y además me gustan las mujeres, ¡todas! Eso solo se sabe apreciar con los años. Cuando eres joven te gustan las chicas de tu edad, después las mayores, luego las jóvenes. Solo cuando eres mayor y tienes una perspectiva muy amplia de la edad es cuando empiezan a gustarte todas las mujeres. No te fijas en el físico, si no en sus ideas, en su cabeza, en sus sentimientos. 


Vuelvo a quedarme en blanco. Despúes de esta parrafada en la que me sale un pensamiento antiguo, mas o menos reciclado, los dedos vuelven a ocupar su lugar. El meñique izquierdo en la letra a, el meñique derecho en la letra ñ. Y las manos se quedan inmóviles en el teclado. ¡Me niego! Aunque tenga que volver a repetir que no tengo ideas, que cada vez me cuesta mas escribir, voy a seguir con este post. El inicio: Si yo tuviera una escoba cuantas cosas barrería, viene precedido por el "Descubrimiento Semanal" de Spotify. A saber que habré tocado para que salga esa canción. El caso es que lo he usado para empezar una entrada que, de por si, ya está hecha. Está escrita en el cuaderno de búhos que me regaló mi hermana. Ikea lo sacó hace un tiempo y es lo que tiene. La gente que me quiere ve un bichejo de esos y se acuerda. La casa está llena de esos pajarracos. (No quería poner "pajarracos" pero he empezado a buscar el sinónimo que me hubiese encajado y los dedos se han vuelto a quedar parados. ¡No! Se queda con pajarracos.) Los puedes encontrar en la cocina, en el baño, en las habitaciones... En cualquier rincón. Me gustan los búhos. Me gustan las rapaces (esta era la palabra que quería) pero desde que era pequeño y uno (era una lechuza pero a mi me dijeron que era un búho) anidaba en el campanario de la iglesia de San Juan De Dios... pues eso, que me acompañaba con cinco o seis años con su ulular casi toda la noche. Después... después hubo que buscar un nombre para juntarnos en casa y el "Café del Búho" se quedó como ese espacio de reunión. Mas o menos es lo que siempre ha sido este blog. Un lugar para ir, para soltar mis chorradas, y si alguien entraba se podía encontrar algo agradable, a veces no tanto, (ha tenido etapas muy chungas este blog, y esta tampoco es un ideal.) Y ahí sigue. Lo mismo que yo, empeñado en hacer una entrada que ni es entrada ni es nada. Solo una cabezonería para seguir escribiendo. 
Spotify se está portando. Días de vino y rosas de La Trampa suena de fondo. Quizá es una buena manera de acabar un post que no suelen durar mas de diez o doce lineas. ¡Si! Creo que por hoy esta bien. 

26/7/16

Liarla.

- Siempre te han gustado jovenes pero... ¡Coño Antonio! Que ya tenemos una edad. Vaya niña te has traído a la fiesta. 
- ¡Que es mi hija tío!
- ¡Hostia! ¿Tu chica, Lucía? ¿La que había que montarla siete veces en los caballitos de feria? 
- ¡Esa misma! - Mira como está, dice el padre orgulloso viendola dirigirse a la barra.
- ¡Joder! Entonces... ¿Me la puedo ligar yo?


Conversación extraída de una fiesta ibecenca con muchos amigos divorciados. 

Y es que tenemos una edad en la que para ciertas cosas aún no hemos aprendido a decir que no. 

23/7/16

Cocinando.

El tropiezo cervecero de la tarde.
Los bostezos en la película de Haneke.
Meterme con Bumbury.
Darte cuenta que si, que se ha hecho algo en el pelo pero con tres días de retraso.

Y eso hay que hacerselo perdonar entrando en la cocina.
Preparando pescado en lugar de solomillo.
Bebiendo espumoso por Ribera.
Olvidar el helado de chocolate
y probar la fruta. 




22/7/16

Fiesta

fiesta (Según R.A.E.)


Del lat. festa, pl. de festum.
1. f. Día en quepor disposición legalno se trabajaHoy es fiestapero teng



o guardia.

2. f. Día que una religión celebra con especial solemnidad dedicándolo Dios o conmemorando un hecho o figura religiososLa fiesta de la Ascensión de la Pascua.

3. f. Seguido de un complemento especificadorjornada en que se celebraalgo o que se dedica a alguien o algoMañana se celebra la Fiesta del Trabajo.

4. f. Acto o conjunto de actos organizados para la diversión o disfrute de una colectividad.

5. f. Reunión de gente para celebrar algo o divertirseVoy a organizar una fiesta en casa.

6. f. Diversión o regocijoA los jóvenes les gusta demasiado la fiesta.
7. f. coloq. Descanso laboral que se hace en un día que no es festivoEn eltrabajo hoy nos han dado fiesta

8. f. coloq. Palabra o gesto cariñososU. m. en pl. El perrito vino a hacernos fiestas.

9. f. coloq. desus. Chanzabroma.
10. f. pl. Sucesión de varios días de fiesta en que se celebra una solemnidaPasaré las fiestas navideñas en el pueblo.


Las fiestas, aunque sean participativas, no dejan de ser excluyentes. Uno no puede entrar en una fiesta si no le gusta, si no se lo pasa bien. Si lo que ves no es de tu agradado ¡No vayas! ¡Salte! Seguro que hay otra que encaja con tu forma de ser, con tus ideas, con tus gustos. Eso si... Deja a los demás que la disfruten. Ninguna fiesta dura mas de cien años, ni hay cuerpo que la aguante. 

11/7/16

11/07/2016

He terminado de limpiar hace una hora y media. El #TocaLimpieza de hoy se queda en twitter para recordarme que de vez en cuando hago algo de caso al piso además de pagar religiosamente la hipoteca. (Por cierto hoy es día de cobro y mi cuenta corriente volverá a quedarse en una cuenta vulgar.) Nada mas acabar he encendido el aire acondicionado con intención de poner otra música y empezar a escribir. La verdad... cada día tengo menos que contar. Así que he empezado a curiosear el resto de blogs:

Juana tiene una entrada sobre la escritura como forma de escape, de paso da algún "lamparillazo" a todos los gilipollas que la rondan y le dan por saco mas de lo que les toca. ¡Estoy totalmente de acuerdo con ella! Quizá a veces no tenga una escritura muy ortodoxa pero desde luego a mi me tiene encandilado. Me encanta su espontaneidad y su libertad al escribir.

El Paseante se va de vacaciones. Ya que he me he medido en su blog he aprovechado para leer el final de su último relato. "Futuro perfecto". Si no lo has hecho... ¡Ya tardas!

Angela nos regala esos trozos de vida que encuentra y comparte con los demás. Una lástima que no escriba mas a menudo. ¡Lo hace genial!

En Escritura curativa, Laura, está de celebración. Es cierto que cuando empiezas un blog miras mucho quien te lee, cuantos... Yo hace tiempo que perdí la contraseña del contador y paso de marearme. Tengo claro que escribo para mi.

El Doktor Krapp se va a los San Fermines. Bueno... él va a buscar su "bicho". Si no lo sigues vas a tener que buscar en su hemeroteca para entenderlo.

Anostile está triste. Y como ese personaje de "Inside Out", consigue que le tengamos un cariño especial. Que no queramos desprendernos de la tristeza que soportamos. Que también nos enseña a crecer y a querer. (Esta niña me encanta.)

Silvia tiene uno de esos blogs a los que alguien te remite y ya no puedes dejar de seguir. Tiene el blog que a mi me gustaría tener. Habla de ella sin hablar de ella, Cuenta su viaje o nos manda a nosotros allí. Lo mismo que son sus libros o su trabajo. Hoy se está ¿evaluando? por unas imágenes de San Fermín. De esas que a nadie dejan indiferentes. ¡Pasate y le echas un ojo!

Lorena hoy tiene un relato. A veces su escritura es abstracta pero es que ella es tan especial que esa manera de escribir forma parte de ella. Sus sentimientos aparecen y desaparecen en sus entradas dejándote con ganas de saber mas.

Yo hoy, después de limpiar, quería hacer una entrada decente. Escribir y aclararme un poco, que esa es otra: llevo unos días que no me entero. Centrarme en el blog pero... ¡Joder! Lo poneis muy difícil, Así que... Pues eso... ¡Gracias por seguir ahí!

2/7/16

Lo que duele.

Palos y piedras pueden romper mis huesos pero las palabras no lograrán hacerme daño. 

He intentado buscar quien dijo esta cita por primera vez, o quien la escribió y no lo encuentro. Quizá algún vikingo o personaje al que después de darle caña dialecticamente se pondría chulo con su interlocutor y le saldría algo así. Si fuese actual cualquier chorimangui diría algo como: Si tienes un bate de beisbol o una navaja lo mismo me duele, pero lo que digas se me súa la polla.  
Yo soy mas bien de Robert Fulghum, quién, aprovechando la frase de arriba, dijo otra que a los sensibleros nos llega al alma:

"Palos y piedras puenden romper mis huesos pero las palabras rompen nuestros corazones."

30/6/16

El sueño.

Ya casi puede dormir de pie. Con un zapato del 44 y unas piernas anchas no debería tener mucho problema. Pero decide hacerlo en el sofá con una postura de contorsionista hindú. Solo hay una condición: parte de su cuerpo tiene que estar encima de mí. Da igual que sea la cabeza, una de las manos, alguna pierna o la espalda. Vale cualquiera y además, como esas estatuas vivientes con monedas en la base, de vez en cuando, cambia de posición. 
Me digo que quince años son muchos años para tenerme bajo su presión, Que en el trabajo aguantaría bastante menos. Que ya es hora de que se eche una novia y le de la brasa a ella. Me digo todo esto mientras me acomodo a sus piernas y las dejo colocadas como si pudiese tenerlas encima toda la vida.