15/1/13

Argucias de la batalla.

Da igual que esto no nos lleve a ningún sitio. Yo solo quiero ir contigo. 

Bubo dixit

(Y lo diría en un momento amargo. En uno de esos que después solo recuerdas por una luz, o por un muñeco que te mira triste viendo como aguantas las lágrimas. Lo diría en una madrugada o en noche cerrada. Porque esas frases nunca salen a mediodía. Lo diría completamente enamorado, y cuando acabase de decirlo empezaría a ser consciente que en esa relación yo sería quien terminaría perdiendo. Entonces mi subconsciente activaría esos mecanismo de defensa que me son tan útiles en momentos malos y empezaría a pensar en plan cabrón: ¡Coño! Que bien me ha salido. Esto debo haberlo leído en algún sitio. ¡Fijo! Me daría cuenta que esa persona es la que no quiere ir conmigo y empezaría una nueva etapa. Una en la que, si yo ganaba esa batalla, ya no perdería la guerra.)

4 comentarios:

  1. precisoso.... ideal para ganarte a la chica....
    pero yo ya estoy curada de espanto, cuando el negro se pone suave..... uy! algo quiere...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo, depende del momento, del lugar, del ánimo. Y si, puede ser una frase muy buena pero hay que manejarla con cuidado.

      Eliminar
  2. O no....
    A lo mejor dijiste eso y descubriste que ella también quería ir contigo a no-importa-dónde, y de repente fuisteis felices, os cogisteis de la mano y comenzasteis a caminar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estoy ahora mismo... ¡¡Andando!!

      Eliminar

¿Qué me dices?