21/2/18

De gilipollas y otros menesteres.

Me estoy quemando. Uno, con la edad, espera churruscarse por igual, a fuego lento, sabiendo que va a cambiar la sustancia pero uniformemente. ¡Pues no! Resulta que si, que voy cambiando pero me están quemando tanto que en una de estas salto de la sartén y si alquien quiere comerme que lo haga crudo. 
En los últimos meses la insistencia machacona de algunos temas, muchos basados en la intolerancia, me han dejado callado, censurándome constantemente para no montar el pollo. Quemándome con insistencia sin siquiera darme la vuelta. Los independentistas catalanes están tan trillados que ya no preocupan, han dejado la lucha fuerte en las calles por lentejas (el que dice lentejas dice varios miles de euros), que le sigue suministrando la teta del gobierno. Berrear mientras no chupa, mientras los demás seguimos currando y esperando que nos caiga algo. Con el tema la igualdad, que yo pensaba que tenía de serie por la familia que me había tocado, resulta que no. Que soy un tío y da igual lo que piense. Que ya estoy condenado. Haga lo que haga lo voy a hacer mal por ser un tío. El chominismo igualitario al final resulta que nos hace mas desiguales. La generalidad nos hace gilipollas. Y en un tema en el que divide al mundo en dos: hombres y  mujeres. NO se puede generalizar. Hay de todo. Y lo peor es que lo hay en las dos partes. Al final terminas poniéndote en contra de los intolerantes y, solo por eso, ya eres un machista irredento. Lo peor es que he descubierto que descubierto que también soy facha. Toda la vida escorado a la izquierda y ahora resulta que, como creo que los derechos son para todos (hasta para los de derechas), eso me hace medio fascista. La liberta de expresión parece que solo la podemos disfrutar desde un lado. En cuanto algún gilipollas, ya sea rapero, político, machista, o ateo confeso, suelta algo que no le cuadra a una  parte esa libertad contrarestra con la dignidad de una parte y la tenemos liada. Es cierto que algunos gilipollas se podían morder la lengua pero coño... que nosotros no nos cortamos en poner a parir a la otra parte.

Lo peor de todo esto es que últimanente si que me estoy cortando que me aguanto decir que hay imbéciles con mas tonterías que mueble bar solo por que haya una parte a la que pueda molestar. Y oiga.... este es mi blog y si tengo que cortarme aquí... mal vamos. Además de que la salud me va a ir fastidiando por no contar lo que debo. 
Y ... que ya está. Que hoy paso de seguir . Debería pedir disculpas por el rollo pero... ¡Que coño! El blog es mío y escribo lo que quiera. 

12 comentarios:

  1. Di que si,que haces muy bien, que guardarse las cosas para los adentros es contraproducente para la salud,a mi últimamente me pasa algo parecido ,que ya no me callo ,y me dicen , que estoy borde,perdona ,si decir lo que siento es ser borde ,pues si soy borde
    Ánimo que la vida sigue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se trata de eso, decir lo que pienses. Ojo! Sin mala hostia ni nada pero decirlo.

      Eliminar
  2. Lo peor es que todo este tinglado de lo políticamente correcto, con todo lo que conlleva (como lo que refieres en tu entrada), no es más que un negocio para que unos cuantos vivan de ello. Seguro que no necesito explicarte más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confio en lo correcto, en la educación, en no hacer lo que no quiero que me hagan a mi. De ahí a tener que cortarse para no molestar... (que es lo que ahora intento evitar) va un mindo.

      Eliminar
  3. Déjame que te diga algo búho, que te llevo muchísima ventaja, hace tanto que paso de política y de todos los temas de machismo, feminismo y chovinismo, que me quede hasta el coño de todo! prefiero contar mis amarguras o mis desventuras, que estar a la zaga de todo lo que se cuece estos días. por eso decidí no leer el periódico y no ver la televisión a menos que haya una serie que me guste, por lo demás tengo el Twitter para reírme un rato y los libros para sumergirme en viajes que parece que debido a mi maltrecha economía jamás seré
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, lo sé, peno no puedo evitar dejar de leer el periódico. Me cuesta no poner las noticias. Pero creo que es la situación ideal.

      Eliminar
  4. Esta entrada es demasiado poco políticamente correcta.
    Por eso me gusta.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. A ver si cojo comba.

      Eliminar
  5. es tarde de madrugada te leo pero no puedo comentar
    un brindis hoy para vos

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, parece que todos tenemos que ser cautelosos cuando hablamos o escribimos.
    Sin embargo, creo, si utilizamos el lenguaje sin pasión y con inteligencia se pueden ridiculizar muchas cosas. Aunque, a veces, dan ganas de decir las cosas a las claras. No eres el único que siente de ese modo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita. Estoy convencido de no ser el único. Algunos han dejado de escribir, otros hay temas que no tocan para no molestar, muy pocos se enfrentan y siguen escribiendo lo que sienten o buscan el lenguaje para hacerlo efectivo. Pero... ¿por qué camuflarlo? A veces cansa.

      Eliminar

¿Qué me dices?