8/1/15

Contar hasta cien.


Se querían pero aún no estaban seguros si serían la pareja ideal. Decidieron darse un tiempo, conocer otros lugares, follar con cien personas distintas y después los dos se unirían para siempre. Convencidos de un amor imperecedero. Él hace tiempo que terminó la cuenta y la está esperando. Ella lleva años estancada con el décimo octavo. 


22 comentarios:

  1. Sí, creo que en el mundo real eso es lo que pasaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. A mi me da que también. En el fantástico podemos hacer mas cosas pero luego... ¡ A saber!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡No mujer! Metro noventa y cuatro.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Gracias! Aunque no le veo el punto tierno. Quizá lo que quiero es buscar esa insatisfacción permanente en la que vivimos. A veces no nos deja ver que lo que tenemos es la hostia.

      Eliminar
  4. Es que entrañaba su riesgo...quién sabe, quizás también se canse y la espera no sea tanto. Si no ,al menos espero que el paseo por cada número haya tenido mucho mambo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un micro Lorena. Para ese tipo la espera va a ser eterna. Se va a quedar ahí todo lo que dure el blog. Eso si, si quieres usar el micro y continuar como relato... ¡No te cortes!

      Eliminar
    2. Ella se había cansado de destrozar muñecos a su antojo y aquél número redondo se le antojaba toda una promesa.Se relamió,no sin cierto remordimiento por el que la esperaba eternamente...pero lo cierto es que no lo podía evitar.
      El eterno desesperado y enamorado acudió como todos los meses al mismo café,mismo sitio y misma hora ,esperando que ella hiciera al fin su aparición estelar...pero nada.Pero aquél nueve de Mayo algo por fin cambió.La puerta del local se abrió y un chico con aire despistado buscó entre las mesas.Nuestro protagonista se ruborizó al ver que se dirigía con paso firme y se sentaba en su mesa.Apuró un cigarrillo deprisa y llamó al camarero para pagar la cuenta,pero Dieciocho le agarró del brazo con afán de preguntarle algo para resolver el enigma de aquélla mujer tan voluble.Pero nada sucede como se espera...Se miraron fijamente y comenzaron a besarse como si el mundo se fuera a acabar y se fueron abrazados buscando algún rincón apartado .La vida era un libro abierto por descubrir y gracias a aquélla chica que seguría buscando qué vestido ponerse para una cita inexistente,dos hombres tan distintos y cansados de esperar...al fin se habían encontrado.

      Eliminar
    3. Me gusta. Me gusta mucho como deja de esperar.

      Eliminar
  5. pues le queda..... pobre hombre.... con lo que nos cuesta a nosotras decidirnos.....
    jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Lorena... ¡Toda la eternidad!

      Eliminar
  6. Ya se sabe que los hombres somos más promiscuos que las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mas tontos José Felipe, mucho mas tontos.

      Eliminar
  7. Realismo puro. Si el amor hubiese sido imperecedero, no habrían necesitado ese viaje por cien personas distintas (y qué cansado, además).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Tesa en su frase de Unamuno: Que no sabemos que nos pasa, eso nos pasa. (O algo así.)

      Eliminar
  8. Dicen los que saben que a los 18 se está muy bien...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  9. Lo mejor es ir encontrándose de vez en cuando. No se... cada vez que alguno llegue a una pareja que sea divisible por cinco. Y así aprovechan la rima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho mejor idea. Hay que quererse todos los días. Y si no se puede... al menos los meses que tengan mas de diez números primos. ; )

      Eliminar

¿Qué me dices?