3/5/12

Creyente.

A veces Dios se presenta de las maneras más insospechadas:
En los pasos de un renacuajo
En un cigarro aliñado. 
En una bombilla de feria.
En el broche de un sujetador.


En tu sonrisa cada vez que sales del trabajo. 


Así... es difícil ser ateo. 

13 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en todo salvo en el broche de los sujetadores: en algunos de ellos parece haber puesto la mano el diablo, de lo liantes que son. Y lo mal que queda uno, además, peleándose con el dispositivo siniestro, tardando, haciendo pensar a la portadora que tal vez no sea uno tan experto como parecía....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Rick todo es cuestión de práctica.

      Eliminar
  2. Ohhh que bonito el final!!!
    Me ha gustado si, me ha gustado!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me ha gustado. Me ha gustado mucho, mucho, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... gracias, gracias, gracias.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bueno Celia, a ti como me va a salir gratis solo dos veces: Gracias, gracias.

      Eliminar
  5. oooooohhhh pero qué moñas te estás volviendo, Bubo.
    Estoy con Rick, a Dios se le ve cuando por fin te quitas/quitan el sujetador y te dejas verter por todos los confines de tu cuerpo serrano sin ataduras ni presiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Maripili, estoy de un moñas que no me aguanto. Personalmente me faltan dos entradas más en este plan para darme asco. Pero... ¿que quieres que te diga? ¡Ya tocaba! Y además lo estoy disfrutando.

      Eliminar
  6. A veces es los broches del sujetador está Dios y todos los apóstoles, para impedir que te salgas con la tuya, pero cuando lo consigues... ufff, eso sí que es divino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refiero a ese momento en que por fin se abren, esa satisfacción que da, como cuando eras pequeño y tu padre te prometía un helado y no habías sido tan bueno como se esperaba, ese momento en que veías que lo había pagado y el heladero lo ponía en tus manos. Ese es el momento de desabrocharse el sujetador. (Claro que quizá el helado no estaba tan bueno, pero eso ya es otra cosa.)

      Eliminar
  7. que romántico te leo Bubo, así da gusto leerte!, por cierto, los broches de los sujetadores son todos iguales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me conozco al menos tres tipos, a bote pronto. Si lo dices porque son todos complicados... bueno.

      Eliminar

¿Qué me dices?