4/2/12

Piedras.

Entro en el mar. Está calmado. Me zambullo y comienzo a buscar una piedra plana. Hace años la tiré con parte de mi alma y ahora necesito que vuelva a estar completa. Necesito aire. Salgo, respiro, vuelvo a zambullirme. Me desespero. He arrastrado a la orilla infinidad de piedras, ninguna es la que tiré hace años. Me afano bajo el agua, cada vez hay más piedras. Cada vez aguanto menos bajo el agua. No la encuentro pero no quiero volver al mar. Hace frío. En la orilla una de las innumerables piedras me llama la atención. La recojo, la coloco en el alma. Encaja, más mal que bien, pero tapa el hueco.
Vuelvo a respirar.
Va a ser difícil volver a vender un alma con tantos remiendos.

32 comentarios:

  1. las piedras cuando pasan años bajo el mar, con el agua salada, pierden su forma, pero hay que esforzarse a encontar una piedra similar, que haga relativamente poco que la hayan tirado al mar y todabia no tenga las esquinas limadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las esquinas limadas, noia, encajan peor pero duelen menos.

      Eliminar
  2. Pero encaja, no?? Piensa que a lo mejor es tu alma la que ha cambiado y no la piedra. Puede que tengas que volver a limarte.
    Precioso, Bubo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, posiblemente sea mi alma quien cambia.

      Eliminar
  3. Pero encaja, no?? Piensa que a lo mejor es tu alma la que ha cambiado y no la piedra. Puede que tengas que volver a limarte.
    Precioso, Bubo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Recuperar una piedra es difícil. Pero conformarse con una que simplemente encaja tampoco es lo mejor.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuvieses una gotera gorda en el techo, Ana, ¿que harías? ¿La taparías con un trozo de metal cualquiera aunque o leve gota siguiese cayendo en el suelo o esperarías semanas o meses, quizá años, hasta encontrar la teja que ocupase el lugar ideal?

      Eliminar
  5. Encaja, encaja, ahora, piensa en que al agua no tires las cosas, o al menos al mar, que eso no es una piscina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, capto. Nada de tirar las cosas al mar. Las dejaré escondidas en los cajones para encontrarlas rápido. (Aunque con los cajones que yo tengo no se que será más dificil si encontrar algo en ellos o en el mar.)

      Eliminar
    2. Y en los míos, por eso estoy ordenando, que falta hace.

      Eliminar
  6. Vuelves a respirar. De eso se trataba...
    Me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Lo importante es respirar como dices.

      Eliminar
    2. Como me recordaste una cosa, si no te importa te voy a citar en el blog, ¿vale?... mañana o pasado.
      Un besote.

      Eliminar
  7. y que sería de un alma sin remiendos?? yo de hecho creo que no conozco ninguna.... algunas más que otras, pero todas con sus reparaciones..... y no pongas piedras chiquillo!! que pesan mucho!! hay que poner telas de colores....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale Juana, telas de colores me gusta.

      Eliminar
  8. Intenta cambiar las piedras por tejidos livianos, seguro que funciona.

    Vaya! ahora leo los comentarios y Juana opina como yo...jijiji me cae bien esta chica....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que me da que sois muy parecidas.

      Eliminar
  9. Vivir es caer y levantarse...jirones en cada parte de tu piel y de tu corazón...eso es maudrar cuando sabes verlo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decían a Bruca Wayne. ¿Por qué nos caemos? Para aprender a levantarnos. (Es la frase que le comento a mi nene. Que es un poquito fanático de los superheroes.)

      Eliminar
  10. Los remiendos son lógicos en una prenda usada, que es lo que somos; y si cuadran, si nos quitan el frío, valen.
    Ir saliendo del paso: no se puede pedir más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si señor. Ir saliendo del paso. Después... ya se verá.

      Eliminar
  11. Con tu permiso, creo que me inspiraré en tu entrada para escribir una mía.

    ResponderEliminar
  12. Seguro que sí, que alguien querrá esa alma remendada, porque quien en esta vida no la tiene??..
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También podríamos hacer como la luna, reconstruirnos completos cada veintiocho días. Pero eso parece tan cansado que solo las diosas del mar pueden hacerlo.

      Eliminar
  13. Yo voy a hacer de poli malo: los remiendos no son buenos y nunca sirven.

    Pero sí creo que hay más piedras planas de las que pensamos. Seguro que alguna encuentras (si no lo has hecho ya):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jart... como poli malo no tienes futuro. Creo que tus argumentos no los crees ni tú.

      Eliminar
  14. ¿Alguna vez has atornillado un tornillo de cabeza philips con un destornillador plano? Pues se puede. Todo depende de la maña con la que te emplees. Es muy importante la disposición del destornillador a servirte de ayuda. No hay herramienta perfecta, ni piedra. Sólo la que venga para quedarse. Bonita alegoría, me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente no lo recuerdo. Supongo que si, aunque me logro más espectacular en ese terreno es con la navajilla de mi padre. Eso si que es un pedazo de herramienta que lo mismo te afeita que te sirve para arreglar el motor de un simca1000.
      Espero volver a verte, aunque la próxima vez me paso por tu casa.

      Eliminar
  15. Ya te digo, mi alma ya no la quiere nadie ni regalada parece ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso para recibir regalos tenemos que estar un poco predispuestos.

      Eliminar

¿Qué me dices?