6/10/16

Juegos de mesa.

Todo el mundo sabe jugar al parchís. Hasta que lo hace fuera de casa. Entonces descubre que el juego de toda la vida tiene reglas distintas. Son parecidas pero en tu casa cuando en el dado sale el cinco una ficha salía fuera . Ahora dicen que son dos las que tienes que sacar. Si tenías barrera estabas oblidado a abrirla con un seis, pero parece que hay sitios donde tú eliges la ficha que quieres mover aunque en la barrera una montaña de cadaveres tipo episodio número 9 de juego de tronos. Si tenías la suerte de contar con dos seis seguidos, rezabas la oración de turno para que no saliese el tercero, la misma que rezaban los otros jugadores para que saliese. Pero hay sitios donde el seis es un número tan arbitrario como veinticuatro. ¡Da igual las veces que salga! No vuelves a casa si se triplica en la tirada. 
El problema con las reglas del parchis es que todos sabemos cuales son, pero luego resulta que van cambiando dependiendo de donde juegues. 
- ¡No! En mi casa no es así. Lo sabe todo el mundo. Cuando sacas un cinco...
Al final resulta que cada uno tiene unas reglas, o manías, distintas para jugar al parchís. Pero claro, de eso nos enteramos una vez que ya hemos empezado el juego. Y ahora dejar de jugar no es una opción. Ya que estás puesto, moviendo el cubilete y esperando que los hados te sean benévolos, lo que quieres es jugar. Así que si tienes un poco de experiencia lo primero que preguntas es por las reglas. ¿Que pasa si con el seis, nos contamos siete cuando todas las fichas están fueras, o no? 
Jugar al parchís sabemos jugar todos, pero siempre que lo hacemos con alguien nuevo hay reglas distintas. 

Con una pareja pasa lo mismo. Una vez que te has comprometido hay una serie de "reglas" que todos creen conocer. Los básicos son la fidelidad, el respeto, el amor, pero incluso en cada pareja puede haber matices. Quizá para unos la fidelidad es que tú pareja no mire a nadie del sexo opuesto y para otros da igual que hayas pasado por mas camas que las sábanas del hospital siempre que cuando vayas a dormir digas su nombre con una sonrisa. El respeto es imprescindible aunque tengas a tu pareja detrás con una bareta de olivo dejándote la espalda como al Cristo de la Columna, para gustos... ¡los colores! Para unos el amor es "contigo pan y cebolla", para otros es un anillo de diamantes. 
Tener pareja es como cuando vas a jugar al parchís. Hay que conocer las reglas que se manejan cuanto antes y a ser posible concensuarlas y... ¡Oye! Si no te gustan... Siempre puedes dar la vuelta al tablero y jugar a la OCA. 

11 comentarios:

  1. Lo has clavado.
    Jul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Años de no verte por aquí.Un gustazo.

      Eliminar
  2. mmmm, muy diferentes a mis reglas
    - se sale de base con uno y seis
    - se puede comer al contrincante si cae en la misma casilla, y este comido regresa a la base
    - se puede montar fichas, claro pero propenso a que te regresen a la base a más de uno
    - para la meta debe ser numero exacto o sino se devuelve tantos casilleros han salido

    y lo de tener pareja, concuerdo, cada pareja impone sus reglas y se mantienen


    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero querer jugar, luego conocer las reglas.
      No sale con un cinco?

      Eliminar
    2. no, es solo uno y seis
      y si no me equivoco con uno y seis repites

      Eliminar
  3. lo has bordado.... reglas.... cuanto antes las sepamos mejor

    ResponderEliminar
  4. Eres un crack, nunca me cansaré de decirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues acabo de releer el post y tiene mas fallos que una escopeta de caña. RECORDATORIO: Revisar antes de publicar.

      Gracias Feo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Di hora y lugar y empezamos a jugar.

      Eliminar

¿Qué me dices?