5/7/15

Ciclo de conferencias templarias.

Al finalizar las sesiones los oyentes estaban entusiasmados. Todos se dirigieron al bar del hotel para acabar la jornada. Cuando uno propuso un brindis y levantó su copa de rioja otro,  incorporándose de un salto tiró su silla y, colocando un cuchillo de mantequilla en el cuello del brindador, le instó a que no volviese a posar sus sucias manos en el Santo Grial. 




(Versión Quijotesca de un comentario con Juana la Loca en la entrada: "La Mujer Madura")

8 comentarios:

  1. Recuerdo tu entrada y aquel comentario. Buena semana!!!

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo tu entrada y aquel comentario. Buena semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si la enfilo encondiciones. El lunes fue duro, muy duro.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Estoy abstemio perdido.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

¿Qué me dices?