30/10/13

El café.

- Me da tiempo a tomarme un café. - Pregunta la chica mirando el reloj con nerviosismo.- Mi autotobús sale a las cinco.
Yo también miro el reloj y el ordenador me devuelve la hora exacta: 16:47. A mi me gusta tomarme el café pausado y no entiendo que alguien se lo tome como si fuese un purgante. Aunque en la familia haya gente que lo haga. 
- Uno rápido.- Le contesto. 

16:58.- No he visto pasar a la chica. Mira hacia la barra del bar. Allí está ella. Delante tiene un café con leche, una napolita a medias y una bolsa de chucherías. Me dirijo a ella y señalo mi muñeca como si hubiese un reloj. Entonces ella mira el suyo. Se apresura, se bebe lo que le queda de café de un sorbo y hace una mueca. Se ha quemado. Muerde la napolita y coge la bolsa de chucherías con tanta fuerza que la rompe. Aligera el paso y el bamboleo de sus bolsas hace que se caiga lo que le queda de napolitana. No se gira. El autobús tiene el semáforo en verde. Ella hace aspavientos para que pare. 





(Y todo esto viene a que hay gente que no sabe disfrutar las cosas si no lo tiene todo.)

13 comentarios:

  1. Qué agonías!!!!!

    No se puede conformar uno con algo bueno, queremos todo y al final se queda a medias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen las prisas. No se disfrutan las cosas.

      Eliminar
  2. ¿Más vale poco y mal que nada? A veces sí. Son los tiempos que corren, como nosotros. En ocasiones no queda más remedio que hacerlo así; el cuerpo pide algo, en este caso café, y no hay mucho tiempo para dárselo, pero mejor uno rapidito que quedarse con las ganas (sigo hablando del café). Seguro que la chica hubiera preferido deleitarse con calma en él.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero saborear las cosas a gusto y sin sobresaltos que a trompicones y poder tener de todo.
      Precisamente acabo de llegar de varios viajes donde he estado dos y tres días en el mismo pueblo. Pueblos de 500 habitantes donde al he terminado conociendo a todos los parroquianos. Bueno... alguna escapada también ha habído por los pueblos de alrededor pero ¿que quieres? A mi un tour de seis días para visitar cuarenta ciudades... ¡como que no!

      Eliminar
    2. Te doy la razón. Yo jamás haría uno de esos viajes; prefiero ir a un único lugar y conocerlo bien que a muchos de paso.
      Pero lo del café lo entiendo (como lo entendería si se tratase de comer algo rápido). A veces es necesario para poder funcionar y, lamentablemente, no hay tiempo para saborearlo.
      Todo lo demás, con calma y buena letra

      Eliminar
  3. yo hace muuuchoooo que aprendí a conformarme con poquito y disfrutarlo... a saborearlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así se disfruta de las cosas. Como sabes!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Al final a la vida le pagamos lo que queremos pagarle. Lo que le pedimos.

      Eliminar
  5. Hay quien lo quiere todo en el momento, todo a la vez... y yo lo entiendo.
    (Pásate por mi blog... he encontrado una foto que sé que te va a encantar!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contesto tarde a este post pero recuerdo que me pasé. No era para tanto la foto de ese día Feo... estaba bien, pero nada extraordinario.
      (¿No será que últimamente te entusiasmas con poco? ¿Como llevamos la pierna? ¿Andurreas por los barrios de Málaga?)

      Eliminar
  6. Hay gente para quienes la vida es simpre y sólo un metesaca.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que además dan bastante por culo a los que queremos disfrutar y son como el perro del hortelano.

      Eliminar

¿Qué me dices?