19/3/13

Tranquilo, ahora, tranquilo.

Le clavé el cuchillo, dos tres veces, no recuerdo. Solo recuerdo como le salía la sangre por una de sus arterias o una vena. ¡Vete tú a saber! Yo solo quería matarlo y no había manera. Parecía como si cada puñalada le diese más vida. Se revolvía, intentaba deshacerse de mi pero yo estaba bien agarrado al cuchillo, a su espalda y solo lo solté cuando por fin cayo de bruces en el suelo y dejó de gritar. ¡Que asco da el suelo! Todo rojizo, pringado, da asco matar a alguien así, pero lo merecía. Lo merecía tanto que...
Volví a sacar el cuchillo clavado de su espalda y ahora si, sin prisas, sin miedo y... casi sin rencor, volví a clavárselo dos o tres veces más.

6 comentarios:

  1. Madre del amor hermoso... alguien se ha despertado de mal humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo contrario. Ayer me acosté muy tranquilo. Hoy el día promete.

      Eliminar
  2. jejeje ves? por esto me gusta leerte... haces que algo totalmente horrible suene como si fuese lo mas normal del mundo... algo relajado y placentero incluso. aiiissss si pillara yo un cuchillo recien levantada... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recien levantado no, pero a medio día...

      Eliminar

¿Qué me dices?