24/10/12

La promesa.

Mi padre me hizo prometerle, de pequeño, que el día que falleciese estaría a su lado. Que ese día, con un simple gesto, me transmitiría todo el odio, todo el rencor que mi familia, desde antaño, les tiene a los "Álvarez-Garmendia"

Me fuí de su lado, precisamente, el día que decidí unir mi vida a Marta Álvarez-Garmendia. Ni ella ni yo queríamos saber nada de nuestras familias y pusimos entre medias un continente y dos hijos con unos apellidos irreconciliables al otro lado del océano.

Solo mi hermana llama de vez en cuando para saber de nosotros. Hoy el teléfono ha sonado con su nombre. Lo he cogido y en su voz, apenada, me ha dicho que padre había muerto. El timbre ha sonado en ese momento y dándole la buena noticia a Marta le he pasado el teléfono mientras me dirigía a abrir la puerta.

En el umbral, igual que la última vez que lo vi, estaba mi padre. Me ha puesto una mano en el hombro y ha desaparecido. No se cuanto tiempo he estado delante de la puerta pero cuando me han llamado me he girado. Mi mujer traía unas copas y una botella para celebrarlo. La verdad... ¡No se porque coño querrá celebrar la muerte de mi padre esa puta!

14 comentarios:

  1. Hay que ver que rencoosos son los muertos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que no tienen otra cosa mejor que hacer en toda la eternidad que meterse en la vida de los demás.

      Eliminar
  2. Las promesas están para cumplirlas.

    ResponderEliminar
  3. Guauuuu, qué bueno! Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana. ¡¡Como mola ese corazón!!

      Eliminar
  4. JAJAJAJA muy bueno a verdad, me ha gustado mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xania. Espero que por ahí haya algo más que te guste. Es solo cuestión de "sentir el momento".

      Eliminar
  5. Muy buen, esa reversión de la promesa, y la circularidad (esa palabra no existe, verdad?)...y la última frase del penúltimo párrafo...brutal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jo, Silvia! Me has hecho buscar "La promesa" por medio google a ver como es el relato y no tengo ni idea de a cual se parece. He encontrado promesas por todos sitios. Por cierto un relato de Sacheri bueno, pero es que he visto varios que estoy deseando leer. Nos leemos.

      Eliminar
  6. Pues sí, es de muy mal gusto cerebrar la muerte de alguién,sea la de quién sea; incluso se dan casos de que se trata de un@ malvado y encima se va sin castigo.... y otra cuestión ¿los muertos se van? no lo tengo tan claro......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se mueren es fijo, luego... a saber donde se meten.

      Eliminar
  7. Que bueno! no lo entendía y con los comentarios menos, lo he releeído y sí! al fin lo he pillado!
    Buenísimo, Bubo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno una segunda lectura. por si acaso.

      Eliminar

¿Qué me dices?