26/10/12

El puente.

Mira que avisé. No estoy para nadie. Salgo el jueves del trabajo y apago el móvil. Pero el cabrón de Carlos se empeñó en comprobar si era cierto, quería hablar y hablar con una excusa estúpida hasta que no puede aguantar más y le colgué. Después llamaron los otros, uno detrás de otro, el caso era fastidiarme los días de descanso hasta que lo han conseguido. 
Y aquí me veo, detrás de una multitud de conocidos, perdiendo el tiempo con un ramo de rosas que me han obligado a llevar con una banda que dice: Carlos, tus amigos no te olvidan. 














Pues no. No he podido aguantarme a  poner una de los  ataúdes Lindner.
Y espera que aún quedan varios días para el puto Jalogüin.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Más quisiera Carlos tener a una tipa como esa de esposa.

      Eliminar
  2. Joder.... me has puesto la piel de gallina... que de cosas se pueden transmitir con unas pocas palabras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es la idea, dejar un poco el puntito cabrón.

      Eliminar
  3. jajajajajaja no te pudiste resistir...fíjate! si no fuera por la foto, me habría gustado más este post que el anterior. Nooooo es broma, me ha gustado más este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no pienso es ponerte la foto anterior otra vez.

      Eliminar

¿Qué me dices?