18/8/09

Convicciones

Es hora de proclamar que las convicciones suelen tener orígenes dudosos y propósitos absurdos, y que por ellas se malgastan muchos esfuerzos y se inflingen crueles sufrimientos a personas inocentes. Por eso es bueno, periódicamente, probar a sostener lo contrario de lo que uno cree y comprobar que tambien puede persuadir, incluso más que la propia creencia. Luego puede volverse al punto de partida, porque lo importante no es estar en lo cierto, sino estar a gusto. Del mismo modo, si la convicción opuesta a la convicción propia, aunque no resulte más persuasiva, se muestra más confortable, no hay otra solución sensata que cambiar. Amargarse por lealtad a una casualidad es un signo de inmadurez.

La flaqueza del bolchevique. Lorenzo Silva.

3 comentarios:

  1. Lo mejor es ser fiel a uno mismo sin mas, y amargarse por lealtad no es inmadurez es ser masoca, aunque creo que si intentas estar amargado continuamente, disfrutas mas de no conseguirlo, no crees?

    ResponderEliminar
  2. Desde q renuncié a muchas de mis convicciones o principios (como quieras llamarlos) mas q por voluntada, (q si basicamente es voluntariamente)a sido casi casi xq la vida me ha llevado por un camino intempestivo, en el q no llevaba el calzado adecuado para pasearme por ahi...pero la leccion ha sido grande!!!!

    ResponderEliminar
  3. na q soy mas feliz, xq estoy mejor conmigo misma...tambien hay q eliminar los prejuicios

    ResponderEliminar

¿Qué me dices?