29/3/14

El sillón.

Por fin teníamos una tarde tranquila. Una de esas en las que hace mil planes. Con una siesta, una ducha y un paseo programado para ver, por fin, la exposición de Manolo Lama. 
Cuando salí de la habitación me dirigí al salón donde ella me esperaba sentada en el sillón ojeando un un libro. 




- Nos vamos. - Le dije desde la puerta. 
- Si. Solo me queda arreglarme la media y ...


Y no pudo terminar, 
ni salimos de casa, 
ni falta que hacía. 

9 comentarios:

  1. otra magnífica forma de pasar una tarde como la de hoy, fría y lluviosa....

    ResponderEliminar
  2. Se te resiste esa exposición. Prueba con la de Blow Up. Esta bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También la tengo en mente. ¡La de calimochos que han caído en ese sitio!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hay tardes, que por buenas, puedes hacer de todo. Otras en las que lo que haces consigue que la tarde sea especial. Esta lo reunía todo.

      Eliminar
  4. Vaya jaca! hasta yo hubiera elegido el plan B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la de verdad está mas buena. (O a mi me gusta más.)

      Eliminar
  5. Buena manera de pasar una tarde. Y una mañana. Y la noche...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que lo que hagas te guste y sea divertido. Una exposición, un paseo o un polvo.
      Un abrazo.

      Eliminar

¿Qué me dices?