19/11/12

Jornada 19/11/12

Odio que me llamen por teléfono solo para follar. Sobre todo que me impongan un plan. Que me citen quince minutos más tarde y quieran que uno aparezca con todo el deseo en la polla. Odio que pueda dominarme de esa manera que vaya tras ella como un perrito faldero y le lama la suela de su bota. Que sepa que voy a comer las migas que me arroja, aunque sean de caviar. Odio a esa puta, pero ella es la que mejor me paga. 
de American gigoló.

8 comentarios:

  1. quien paga manda!!!
    si no, que cambie de trabajo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que si, además como suele decires con el comer: Todo es empezar.

      Eliminar
  2. El poder del dinero... todo lo consigue...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo, todo, no, pero hay que reconocer que facilita mucho el camino y da más opciones.

      Eliminar
  3. Un trabajo es un trabajo aunque en él se folle....
    Y como todo trabajo no siempre se tienen las suficientes ganas...

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El trabajo no deja de ser una obligación y por mucho que nos guste las obligaciones suelen terminar cansando.
      (Coño, tengo la sensación, no, no es la sensación, es que esta frase la he "colado" también en el blog de Silvia.)

      Eliminar
  4. Creo que este gigoló se ha encaprichado de su trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me da que si, que se queja de vicio.

      Eliminar

¿Qué me dices?