18/9/12

18/09/12

María espera en la cocina. Parece que a la cafetera también le cuesta despertar. Abre el grifo y se moja las manos. En el centro de la mesa una maceta luce preciosa. Es casi perfecta, piensa. Los tallos verdes, brillando tanto que parece una de esas flores de plástico recién pulverizadas con cristasol. Entonces le dan ganas de quebrar una de esas hojas. Fastidiar la planta solo por el deseo de que no sea perfecta. Joderla como se la jodieron a ella. Sin venir a cuento. Porque si. Porque dicen que así es la vida. 
El café empieza a subir y descubre en uno de los tallos un bichejo. Lo mira. Durante unos segundos duda si dejarlo en la planta, que se alimente de ella, que termine destrozándola, que... pero entonces con el dedo índice lo recoge, abre la ventana y lo deja en el alfeizar. 
Apaga la cafetera. 

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Todos somos buenas personas pero a veces no podemos evitar pensar en hacer daño. Lo importante es no dejarse llevar por la tentación, en este caso al menos, la violencia gratuita es una estupidez. (Aunque hay veces que costaría reconocerlo.)

      Eliminar
  2. En una pelicula hace poco un personaje afirmaba que todos tenemos algo de maldad dentro.
    Esta claro que a ella le aflora antes del café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que a veces no hay algo de envidia, en este caso a una planta, vale, y lo peor es que te sientes con fuerza, con derecho incluso a estropearla, a joderle la vida porque si, porque es tuya, porque tú han conseguido que esté así ny ahora puedes destrozarla si te apetece. Al fin y al cabo es solo una planta, una maceta pequeña, nadie se enteraría, nadie pondría el grito en el cielo si estropeas a conciencia una hoja. Nadie... salvo tú. Y ahí está el problema. Todos tenemos algo de maldad dentro, un pensamiento, un hecho, pero queremos que se nos recuerde por eso, y peor, ¿queremos recordarnos nosotros así?

      Eliminar
  3. Es tan importante sacar el lado malo como el bueno, porque lo que no sacas anda ahí rumiando siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canalización de energía creo que le decía un profesor mío de filosofía. Lo importante es canalizar esa energía negativa, esas ganas de sacar el lado malo y que sirva para algo positivo. A mi la mala hostia se me ha ido escribiendo este post, quizá podía haber cogido unas tijeras y cargarme la planta pero... supongo que algo bueno saldría de esas pocas clases que me dio el tipo ese.
      Las cosas pueden seguir "rumiando" por ahí pero es cosa nuestra que se duerman o terminar por dejarlas en un coma permanente (lo de matarlas... no sé, creo que sería exagerado quizá algún día puedan despertar y tenga que comerme todo esto que escribo ahora.)

      Eliminar
  4. Que flojas somos las mujeres....además, deja al bicho con vida aún sabiendo que joderá a otra por ahí!
    Voy a ir poniéndome al día, Bubo. Prepárate para un bombardeo de comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUfff. Bueno, me pillas en el curro, hasta las nueve para lo que quieras.

      Eliminar

¿Qué me dices?