11/7/14

Mensajeros alados.

Paloma mensajera: Es una paloma que se entrena para que vuelva a su palomar desde largas distancias llevando algún tipo de mensaje o carta.

 Cada vez que María y yo hacíamos el amor ella se desnudaba sin prisas, recreándose, saboreando cada botón, cada cremallera. Yo la miraba extasiado, excitado.Y lloraba de felicidad cuando, esperándola en la cama, ella se quitaba sus bragas. Con un giro de muñeca aquellas bragas parecían tener alas, volaban  perfumando de sexo la habitación. Como colofón se posaban en el sombrero de la esquina. 
Lo supe al momento. María ese día tenía una reunión de mañana. Yo aproveché para limpiar la casa, barrer, fregar, abrir las ventanas de par en par para airear la casa y entonces... Aquellas bragas aladas entraron en el dormitorio perfumando la habitación de sexo, posándose en el sombrero de la esquina. 

10 comentarios:

  1. plas, plas, plas... (aplausos en modo teclado)

    ResponderEliminar
  2. y ese olor porque no lo enfrascan? algunas veces olerlo nos alegraría el día....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El olor a jazmín me encanta. Además suelo relacionarlo con una planta grande, con un poquito de aire, con las noches. Como la de ayer, que en la puerta de La Amapola se estaba como Dios. Nunca he abierto un frasco con fragancia de jazmines que me guste.
      El olor de sexo enfrascado... No sé Juana. Creo que no estaría entre mis favoritos. Eso si, el olor de sexo bajo las sábanas o mejor aún, una tarde de estas veraniegas cuando la ventana no es capaz de atrapar todo el sol de la calle y se cuela por rendijas en la habitación, cuando al ventilador le faltan aspas para airear el olor, el sudor de los cuerpos... ese olor... ¡Ese me encanta!

      Eliminar
    2. donde está esa puerta?
      a mi el jazmín y el azahar son mis dos olores favoritos, hasta tengo un perfume en crema a base de aceite de oliva y jazmín que guardo como oro en paño....

      Eliminar
    3. ¡Juana, La Amapola! En la ribera. Donde está el aparcamiento de Bodegas Campos.

      Eliminar
  3. Las cosas aparecen a veces en los lugares insospechados. Joer , qué puntería la de María. Me gusta el sombrero por cierto,me chiflan la verdad.

    ResponderEliminar
  4. ¿María? Para nada. El mérito lo tienen las bragas que aprendieron a volar.

    ResponderEliminar

¿Qué me dices?